LO ÚLTIMO | POLÍTICA

COSEP 2.0, EL PINTALABIOS DEL RÉGIMEN ORTEGA MURILLO

Compartir:

Por Carlos Quinto*

Es indiscutible que el régimen Ortega Murillo ha consolidado su modelo dictatorial y es evidente también que hay un reflujo protestatario, por lo que se impone plantearse dos interrogantes: ¿cómo logró el gobierno afianzarse y a quiénes beneficia este reforzamiento del modelo orteguista?

El cómo se puede resumir en las siguientes aseveraciones:

1-Represión indiscriminada, sádica y sin escrúpulos, a un costo baratísimo pues la aplicación deficiente de las sanciones mal dirigidas desde el gobierno de Estados Unidos, las hacen más simbólicas que dañinas.

2-Falta de liderazgo y organización combativa concreta (no chimbombas, ni picos rojos) de una oposición autoconvocada y descoordinada. El heroísmo derrochado en las calles no obtuvo la recompensa merecida por falta de estrategia y dirección.

3-El apoyo inapreciable de la colusión empresarial que nunca ha dejado de apuntalar a la dictadura de manera discreta y cínica pero no menos efectiva. Siguen juntos con la dictadura con la diferencia que ahora apagan las luces púdicamente para que no los veamos.

Urge abrir más los ojos sobre el crimen que constituye la perpetuación de la dictadura sandinista. Como en cualquier acto criminal lo primero que hay que examinar es a quién beneficia crimen. He aquí los beneficiarios:

a) El gran beneficiario a corto y mediano plazo es evidentemente la dictadura. Esta se ve consolidada, conservando el poder, su impunidad, el control absolutista de las instituciones, la fuerza represiva y toda la estructura totalitaria. Esto es tan evidente que no necesita explicación.

b) Sin embargo, el gran ganador a medio y largo plazo es el mal llamado “gran capital” que de capitalistas no tienen nada, pues son señores feudales agrarios, ineficientes y depredadores que se han vendido al régimen de turno como única manera de conservar sus privilegios ante su falta de eficiencia y competitividad.

La estrategia del grupo empresarial para conservar sus cuotas de poder

1-Sostener la estabilización económica del régimen e impulsar la “normalización” buscando un acuerdo político que puedan vender como “cambio”, de esos que se hacen cuando no se quiere cambiar nada.

El apoyo y complicidad empresarial ha sido fundamental en los esfuerzos de la dictadura para gestionar la macroeconomía bajo la premisa de un declive controlado manejable sin comparación al caos venezolano.

2-Su obstinado boicot a toda iniciativa de Paro Nacional, al extremo que el presidente vitalicio del COSEP, el mismo que pontifica sobre “democracia”, amenazaba desesperado a cámaras y organizaciones tratando de evitarlo a toda costa. Esta toma de posición dejó claro desde el inicio de qué lado estaban.

3-Su discreta conformidad con las medidas económicas recesionarias tomadas por el gobierno de Ortega (irracionales en una economía normal) que tienen como meta un deslice que toque fondo en 2020 y se estabilice allí. Que el ahorro bancario se esté recuperando -aun a un nivel inferior al comienzo del conflicto- les hace creer que funcionan.

4-Comparten con la dictadura la obsesión con el mantenimiento del tipo de cambio al limitar la circulación de efectivo (otra medida recesionaria) lo cual indica que algo aprendieron de los 80s cuando hicieron exactamente lo contrario, imprimir córdobas sin control provocando el colapso de la economía de entonces.

A pesar de esa estrategia de confluencia del capital con la dictadura, podemos concluir que:

a) Cualquier resultado “positivo” que puedan arrojar las maniobras económicas del régimen FSLN + Cosep no generaran ninguna mejora en la economía popular o familiar porque no están destinadas para ello. Son maniobras exclusivamente pensadas en términos de supervivencia económica de la dictadura -y acomodamiento de sus socios empresariales- no de la población.

b) Todas estas medidas han contado con el apoyo político solapado y financiero descarado de la caverna empresarial operando como que aquí “no pasa nada y todo está normal”.

c) Los análisis económicos técnicamente impecables de algunos economistas anti-dictadura no se tienen en pie. Parten de un análisis estrictamente técnico de un fenómeno que no tiene nada de técnico, sino de complot para mantener a flote a una banda criminal no para dirigir una economía pensando en el bien común.

d) Para poder comprender y enfrentar al criminal, hay que aprender a pensar como los empresarios cómplices de Ortega, convencidos de que con medidas como estas -en ausencia de una intervención decidida extranjera o un levantamiento armado popular de los cuales no hay ninguna señal, ni hay, ni se esperan- la dictadura puede mantenerse indefinidamente en el poder lo que les conviene perfectamente en las circunstancias actuales.

e) Mientras, la nomenclatura empresarial disfruta pensando que, en el declive político, ellos serán menos afectados que la dictadura, aumentando su peso en la economía nacional, saben que tienen que ser muy complacientes y tener mucho cuidado con sus socios, pues penden amenazas y chantajes poderosos sobre sus cabezas.

f) El hecho de que el régimen use como extorsión la eliminación, -necesaria y urgente en un economía racional-, de los subsidios y exenciones a un grupo empresarial ineficiente, depredador y no competitivo, da idea de lo disfuncional y cínico del sistema. Paradójicamente, esa suspensión le ganaría al régimen aplausos del FMI y del BID que tienen años de estarla pidiendo.

La validación y la legitimización de la dictadura en el plano internacional, otro gran aporte de la mafia empresarial a la dictadura

1-El verdadero canciller de la dictadura no es el ex militar que anda de bufón por el mundo. El verdadero ministerio de relaciones exteriores del régimen es la dirección de la mafia empresarial quienes siempre han dado y siguen dando la cara por el dictador.

2-Desde los millones gastados en el cabildeo inicial para detener la Nica Act pasando por las contrataciones de cabilderos a la intervención personal constante y directa de los capos mafiosos en Washington para bloquear cualquier sanción con efecto real contra los intereses del dictador, -y de ellos mismos-, la actividad del grupo empresarial anti-nacional a favor de Ortega ha sido incesante.

3-Saben que no pueden ganar en ese terreno, porque es imposible lavarle la cara al genocida ya que como dicen los gringos, -es como pintarle los labios a un chancho-, lo feo no se quita, pero pueden obstaculizar, retrasar procesos que son sensitivos al tiempo.

4-Han prestado servicios de representación valiosa a la dictadura, aunque cometieron dos errores iniciales: sobrevaloraron su importancia y mal evaluaron el sistema legislativo de los EEUU lo que contrarió a Ortega a quien le ofrecieron la luna. El rechazo bipartidario al dictador está generalizado. Las votaciones unánimes (una rareza) confirman que a Ortega lo ven al mismo nivel que Charles Taylor, Mugabe, Mobutu o Idi Amin.

5-El problema es que ese rechazo no se traduce en acción porque comparados con aquellos, nosotros no tenemos ninguna importancia geopolítica.

6-Han obtenido victorias como proteger a sus enlaces claves con el dictador, como Arce, quien era candidato a sanciones desde la primera ronda. Lo han vendido como el “sandinista con quien se puede hablar” e insinuado como posible recambio para salvar al FSLN. Eso no gustó en la guarida de El Carmen y explica su pérdida de perfil público.

El secuestro de la representatividad de la oposición popular remplazada por testaferros y títeres empleados de la mafia empresarial, golpe maestro en contubernio con la dictadura

1-Entre los ejes principales de acción de la dictadura, la complicidad empresarial -justo detras de la violencia-,   ha sido de lejos el más exitoso y el más apreciado por el tirano. Complotando, halagando, sobornando, comprando y corrompiendo a sus participantes nombrados a dedo, se apoderaron de ese engendro disfuncional y caótico que fue desde el comienzo la AC. Desplazaron a verdaderos opositores y los remplazaron por testaferros poniendo ese engendro bajo la tutela del capo del COSEP, parientes incondicionales y figuras manchadas de corrupción de los gobiernos “liberales” dóciles e incondicionales al servicio del Capo di tutti capi empresarial. 

2-Al secuestrar y monopolizar la representatividad “opositora”, dejaron sin voz al pueblo neutralizando la amenaza principal a su socio Ortega. La complicidad de un personaje de la embajada de la cual la Amcham (lo más antipatriótico de la AC) es un apéndice, al igual que la del sector tenebroso y siniestro de la Cosa Nostra vaticana representada por un Nuncio abyecto, fueron decisivos para el éxito de este proyecto vende patria.

3-Que “todo pase” institucionalmente (Depto de Estado, OEA, UE) por las no representativas y usurpadoras AC y su sucursal pobre y mendigante, la UNAB, asegura que toda negociación y pacto sea contrario al interés nacional y debe ser rechazado y desconocido. El vergonzante espectáculo que dieron ante Pompeo ha sido -hasta ahora- su actuación más traidora. Hablaron de lo único que no importa e ignoraron todo lo vital deliberada y cobardemente. El libreto que llevaban escrito por sus amos no permitia ninguna veleidad patriótica. A qué venía a hablar de elecciones bajo estado de sitio con Pompeo, sino para figurar y asegurarse hipotéticos huesos que roer. Fue inconcebible e irresponsable desaprovechar esa oportunidad de oro para no pedir en bloque la aplicación de sanciones paralizantes al régimen, de cortar sus fuentes de financiamiento como el BCIE y lavado de dinero, de recuperar fondos y propiedades robadas, de la expulsión del DR-CAFTA, del aislamiento diplomático internacional, de impedir la libre movilización de los cabecillas del régimen por todo el mundo con órdenes de captura de Interpol.

El desenlace ideal para la mafia empresarial

1-Conservar a Ortega en el poder hasta que estén listos, -vía electoral trucada- para desplazarlo y obtener una inmunidad que hasta ahora depende incómodamente del capricho de Ortega.  Mientras Ortega este en el poder -a pesar de la ocasional disputa entre amantes-, ellos: “Conservan sus privilegios, monopolios, oligopolios y mercado cautivo a la medida de sus intereses” y -lo más importante- postergan indefinidamente la revelación de todos los crímenes financieros cometidos en sociedad con la dictadura y el grado profundo de su complicidad.

2-Esos crímenes podrían ser el fin de ellos porque algunos, -sobre todo el lavado de dinero- van contra leyes internacionales de las que no podrían escapar. El pacto de silencio con la dictadura es la pega principal que los mantiene unidos. Ser perseguidos por estos crímenes por un gobierno auténticamente democrático surgido de la voluntad popular es su única pesadilla

3-Esperando que la biología se encargue de su socio y de que quedaran en mejor estado que las facciones sandinistas al momento del desenlace, buscan ocupar un espacio aún más grande de la economía nacional, asfixiando toda competencia y negando todas las leyes de una economía de mercado sana.

4-Reservarse el derecho exclusivo de nombrar títeres a posiciones de poder para redondear su control económico con el absolutismo político (la censura abrumadora y la marginación ya la están aplicando aun sin estar en el poder), imponiendo un nuevo Modelo Cosep 2.0 resultante en el atraso y la miseria por generaciones a venir.

5-El objetivo final de la mafia empresarial no es necesariamente el derrocamiento de su socio ni mucho menos un cambio de estructuras de poder sino un nuevo pacto en que ellos -no Ortega- tengan la sartén por el mango. Lo que quieren es revertir la relación entre dos socios, apartando al pueblo y a los intereses nacionales que no cuentan ni nunca han contado ni para Ortega ni para la mafia empresarial. Solo quieren alterar la relación, sintiéndose seguros con un Ortega, quien, aunque inmune y aún gobernando desde abajo, se encontraría debilitado. 

6-Si, Ortega es el enemigo a corto plazo, pero EL ENEMIGO a largo plazo que nos explota y atrasa inmisericordemente desde antes que Ortega comenzara su carrera delictiva, es la mafia empresarial. A actuar en consecuencia. Si no se cambian las estructuras de poder, no se habrá logrado nada y toda vida perdida habrá sido en vano. 

7-El electoralismo oportunista y espurio de la falsa oposición colusionada con la dictadura es el primer objetivo a abatir.

Carlos Quinto, Experto en desarrollo de negocios internacionales y construcción de sociedades público-privadas
Fotografía por: Carlos Morales

Compartir:

Deja un comentario