Un año en la vida del Cap

«La cárcel –cuenta el Cap- para mí también fue una forma de rebelión. Dentro de la cárcel nos rebelamos, dentro de la cárcel luchamos, porque llegamos en un momento en que pensamos en cómo nos tenían: estamos aquí reducidos en las celdas, sin idea de por qué estábamos presos. Vamos a pelear, nos dijimos, vamos a buscar maneras de protestar».

A la sombra de “negociaciones”, se construye un dictador

Detractores y aduladores de los hermanos Ortega (Humberto y Daniel), han escrito, validado y admirado lo que en otros tiempos era una virtud: saber negociar en política; o definido en la actualidad como “resolución de conflictos”. Esta “cualidad” o “bandidencia”, en el léxico nicaragüense ha quedado como parte del recuerdo, parece; no de la memoria pues nadie quiere hablar de ese pasado en el que moros y cristianos, metidos en política, han estado involucrados y que el resto aprobaba y se legalizaba, desde quien ostentaba poder.